Poeta Ricardo Castrorrivas

28 Nov
Imagen

Foto cortesía del archivo del poeta Rafael Mendoza

Nació en San Salvador el 19 de septiembre de 1938. Es autodidacto. Al terminar sus estudios de primaria, aprendió el oficio de tipógrafo-linotipista, habiéndose desempeñado como tal en la Dirección de Publicaciones del Ministerio de Cultura (de entonces) lo que le permitió conocer a los más prestigiosos escritores  del país, como Claudia Lars, Salarrué y Ricardo Trigueros de León; y, además, a través de esos contactos, los clásicos de la literatura salvadoreña, cimentando así a temprana edad su vocación por las letras. Miembro fundador del Grupo Literario “Piedra y Siglo”. Se le distingue como “verdadero maestro de la narrativa salvadoreña”.

Ha sido un ferviente defensor de sus ideas libertarias dentro de una identificación ideológica insobornable y vibrante, que algunas veces le ha llevado a posiciones de aparente irreverencia y han marcado la firmeza de su temperamento revolucionario. Como poeta se inclina a una expresión de atrevidas imágenes con fuerte contenido erótico y social y con “un lenguaje capitoso y vibrátil”, tal como lo califica el Dr. David Escobar Galindo.

Ha publicado: “Teoría para lograr la Inmortalidad y Otras Teorías” (cuentos, 1972); “Ciudades del Amor” (poesía, 1977); “Puro Pueblo” (poesía, 1980). Figura también en el libro “Las cabezas Infinitas” (poesía, 1971), así como en varias antologías de poetas nacionales. Ha sido galardonado con primacías de poesía y cuento en certámenes nacionales y extranjeros. Actualmente prepara la primera edición de “Zaccabé-Uxtá”, cuento mágico premiado en los Juegos Florales de Quetzaltenango, Guatemala, 1974.

LA FLOR DE IZOTE

Catedral de  marfil petalecido,

campanularia emerges entre espadas.

triunfo de la blancura tus nevadas

corolas que el rocío ha bendecido.

Territorio de albura protegido

Por verdes bayonetas sublevadas,

Que con verde eclosión de mil espadas

Aplauden tu ascensión a blanco nido.

Consagración del blanco congregado

En marfilino ramo casi alado

En un leve aletear de albas palomas

Y como crecés libre entre las lomas,

Cuando no se te mira en el cercado

¡con tus hostias el pueblo ha comulgado!

LAS PUPUSAS

¡Ardientes, perfumadas con loroco!

¡Con queso, chicharrón y con frijoles!

¡Las mías, tan calientes como ausoles!

¡Por las revueltas yo me vuelvo loco!

Así te celebramos tus virtudes,

Pupusa popular… pan vehemente

Horneado con aplausos, que candente,

A las manos del pueblo fiel acudes …

¡Que vivan tus entrañas de mixturas!

¡Dios salve tu abolengo, tus aromas,

Escudo nacional de sabrosuras!

¡Hoy te consagro en todos los diplomas,

Benefactora de hambres y amarguras y

Te bendigo en todos los idiomas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: